• guell guiring
  • Casa Battllo - Passeig de Gracia - Barcelona
  • Montferri-Ermita de la Mare de Déu de Montserrat (Montferri) - 1
  • Gandesa-Celler Cooperatiu (Gandesa) - 16
  • Sagrada Família. Interior nau
  • Sagrada Familia nave roof detail
  • casa batllo
Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese Portuguese Russian

El Modernismo surgió a finales del Siglo XIX y principios del siglo XX como tantos otros estilos: con la idea de romper con los estilos predominantes del momento. En este caso, el eclecticismo y el historicismo dejaron paso a este nuevo estilo inspirado en la naturaleza, de formas recargadas que imitaban las plantas, las flores, el agua y los animales. Líneas curvas, colores, materiales como el hierro forjado y la cerámica son elementos comunes en las obras modernistas. Aunque surgió bajo diversos nombres según el país, el Modernismo tiene casi todo en común con el famoso Art Noveau en Francia, el Jugendstil en Alemania y países nórdicos, el Modern Style en países anglosajones, el Nieuwe Kunst en Países bajos o el estilo Floreale de Italia.

 

Entrada de metro estación Abesses, París

 

 

Como tantos otros movimientos artísticos, el modernismo estuvo presente en diversos campos artísticos. Arquitectura, pintura, diseño industrial, joyería, cristalería, mobiliario y otros tantos campos siguieron los nuevos patrones que marcaban los cánones de la época. Aunque el estilo fue desarrollado en diversos países dos ciudades pueden ser las más famosas en cuanto a riqueza histórica de este movimiento: París y Barcelona. Ambas ciudades destacan por el gran número de casas que siguen hoy presentes, por la herencia del mobiliario urbano o por la riqueza cultural que el Modernismo o Art Noveau dejaron en sus páginas de historia. Sin duda, son muchos los genios que desarrollaron este estilo con gran destreza, pero si hay uno que destaca por encima de otros, al menos en arquitectura, ese es Antoni Gaudí. Nacido en Reus (Tarragona), Gaudí nos dejó un gran legado de edificios que hoy son considerados Patrimonio de la Humanidad: la Sagrada Familia, la Casa Batlló, la Cripta Güell... 

 

Como otros estilos, finalmente el Modernismo llegó a su eclosión y su correspondiente declive. Otros estilos más funcionales, menos cargados y más rectilíneos hicieron parecer este estilo aburguesado y viejo. Después de una época en la cual malvivió como un estilo viejo, la historia ha querido que muchas de las piezas, obras y arquitectura modernista renazca para formar parte de un estilo reconocido y de gran valor. 

 

Fotografía: Steve Cadman - Flickr