Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese Portuguese Russian

Cómo llegar a la ciudad

 

Aunque se pueden llegar de muchas maneras, lo más habitual es llegar en tren, en coche, en crucero o en avión.

 

Sobre la llegada en tren, lo más normal es acabar llegando a la Estación de Sants, hasta el momento la más importante de la ciudad. Una vez allí podemos enlazar la estación con nuestro hotel o el centro usando el transporte público (metro o bus) o el servicio de taxi. El enlace es fácil.

 

Si llegamos en vehículo, nuestro consejo es aparcarlo nada más llegar y no tocarlo hasta salir, a no ser que hagamos alguna ruta fuera. El servicio público nos permitirá llegar a todas partes sin ningún quebradero de cabeza.

 

El crucero, cada vez más, es uno de los transportes elegidos por los turistas. Si hacemos la visita por libre y no con alguna de las excursiones contratadas, recomendamos movernos con metro. No se encuentra lejos del puerto y es un medio ágil para llegar a los mejores puntos o devolvernos al barco.

 

Finalmente, si llegamos con avión debemos saber que hay hasta tres aeropuertos comerciales cercanos. El más cercano y accesible es el Aeroport del Prat. Este se encuentra conectado fácilmente con el tren (es la opción más barata para conectar con el centro y es muy facil) o con el autobús de línea (Aerobus). También se puede llegar desde el Aeroport de Girona o Aeroport de Reus, aunque ambos están situados a más de una hora de trayecto con autobús.

 

Sobre la temperatura

 

La ciudad, a orillas del mediterráneo, goza de un clima suave. El invierno la temperatura se mueve entre los 7 y 12ºC normalmente, mientras que en verano disfrutaremos de temperaturas entre los 25 y los 32ºC.

 

Evidentemente la mejor temporada para venir es en verano, donde podremos disfrutar de la playa y de los colores de la ciudad. Sin embargo, hay una Barcelona para cada época.

 

Cómo desplazarnos por Barcelona

 

La mayor parte de turistas optan por el metro. La red subterránea está muy bien conectada y nos permite desplazarnos rápidamente de una punta a otra de la ciudad. Si hay algún punto que se escapa del metro (como por ejemplo, el Parc Güell), lo mejor es el bus. No nos hará falta el vehículo privado.

 

Sobre la peligrosidad

 

Barcelona es una ciudad muy segura. Eso no escapa que haya un elevado número de hurtos pero no debemos temer por nuestra integridad. Al ser una ciudad muy visitada hay un mayor índice de hurtos que en el resto de geografía catalana. Desde Guiring recomendamos tenerlo presente y evitar llevar mochilas de fácil acceso, guardar la cartera en los bolsillos posteriores o dejar el teléfono móvil encima de la mesa, entre otras cosas. Y vigilar las acumulaciones de gente en el metro.

 

 

Si somos víctimas de algún ilícito penal, lo mejor es bloquear tarjetas y teléfonos para luego acudir a cualquier comisaría de Mossos d'Esquadra. Las comisarías más céntricas siempre serán las más atestadas de gente, por lo que puede ser recomendable desplazarnos si tenemos poco tiempo. Si nos roban el teléfono debemos aportar siempre el número IMEI. Si nos roban la documentación tendremos la “suerte” de tener una comisaria en pleno aeropuerto del Prat, algo poco habitual en el mundo.