Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese Portuguese Russian
Guiring - Items filtered by date: Marzo 2015
Sábado, 21 Marzo 2015 00:00

Qué ver de Tarragona en un (1) día

Muchos de los visitantes de esta ciudad deciden pasar un único día visitando esta ciudad. Si bien es cierto que la ciudad ofrece muchos atractivos para prolongar tu estancia, se puede visitar los puntos más importantes en un solo día incluso accediendo a alguno de los recintos principales para verlo más de cerca.

 

En este itinerario se realizarán diversas visitas. Puesto que disponemos de poco tiempo, consideramos que para verlo todo únicamente podremos acceder a uno o dos de los recintos principales y tampoco podremos alejarnos mucho del centro para ver aquellos puntos de interés menos próximos al centro.

 

Empecemos con la ruta, la cual incluirá la mayor parte de monumentos romanos, ya que es quizá la parte de historia con que Tarragona puede presumir más. También incluirá partes del medieval y algunas del modernismo. Empezamos la ruta sobre las 10, por poner una hora no muy madrugadora. El punto de inicio, como no, será la Plaça de la Font. Céntrica, con un parking subterráneo y con encanto suficiente para que sea nuestro punto de partida, esta plaza está encabezada en un extremo por el Ayuntamiento, que podremos contemplar desde la misma calle.

 

Nos dirigiremos en sentido opuesto al Ayuntamiento y seguiremos en ese sentido una vez acabemos la plaza. Pronto nos encontramos con la Baixada Pescateria, una calle con fuerte pendiente. La bajaremos mientras ya vamos contemplando los restos del Circo Romano y la imponente Torre de les Monges. Aunque tengamos ganas de entrar, de momento debemos pasarlo de largo. Nuestro objetivo: el anfiteatro romano.

 

Seguiremos hacia el mar y pronto veremos la silueta de este espectacular monumento, Patrimonio Histórico de la Humanidad. Recomendamos visitarlo, vale la pena. Debemos pensar si disponemos de tiempo para ver esto o el Circo Romano, ambos son los más interesantes de la ruta para visitar. Si optamos por el circo, la entrada se hace por el pie de la Torre de les Monges. Merece la pena que optemos por la entrada combinada con la Torre del Pretori.

Entendemos que es mediodía ya que se ha visitado alguno de los dos puntos. Toca comer. Podemos perdernos por los restaurantes y bares del centro, pero no nos demoremos mucho, toca seguir con las visitas y solo hemos visto cuatro cosas. Partimos ahora desde la salida de la Torre del Pretori, que nos dejará en la Plaça del Rei. Esta encantadora plaza nos permite ver el Museo Nacional Arqueológico (que es interesante pero no da tiempo a ver) junto con las iglesias de Nazareth y la Trinidad, que nos recuerdan que Tarragona también tiene un pasado medieval.

 

Caminaremos por la tranquila calle de Santa Anna hasta desenvocar en uno de los rincones con más encanto: la Plaça del Forum. Todavía se pueden ver restos del antiguo Forum Provincial romano. Nos alejaremos del mar por Carrer merceria, pasando por los antiguos arcos medievales, hasta llegar a la Catedral. Nos tomaremos nuestro tiempo para verla, pues es un punto importante. La casa Balcells y el antiguo Hospital de Santa Tecla entraran en nuestro campo de visión, aprovechemos a leer su historia.

Volveremos hasta el Carrer de la Merceria y seguiremos en el mismo sentido que íbamos. Bajaremos por Carrer d'en Mediona hasta Carrer de Cavallers. En la misma esquina podremos ver la casa Castellarnau, hoy día Museo de Historia de Tarragona. Pasaremos de largo hasta llegar a las Murallas de Tarragona, previo paso por la Plaça del Pallol, reflejo de la Edad Media de la ciudad. La visita puede ser interesante dada la importancia que ha tenido con la historia de Tarragona. Valoraremos si da tiempo a verlo.

 

Finalizaremos el día perdiéndonos por la parte antigua de Barcelona alrededor de la Plaça de la Font del Ayuntamiento. Recomendamos bajar hasta la Rambla Nova y pasear hasta su extremo, el Balcón del Mediterraneo. En el paseo encontraremos edificios modernistas remarcables así como estatuas originales. Un gran eje comercial, con bares y heladerías, nos permitirá dejar lo cultural a un lado para dejar disfrutar a los otros sentidos. Si aún nos quedan fuerzas y tiempo, podemos acercarnos a visitar el Foro Colonial o el Teatro Romano, no muy lejos de la misma Rambla.

 

Fotografías:

Fotografía portada: Anfiteatro – Bernard Gagnon – Wikimedia Common

Fotografia 2: Plaça de la Font y Ayuntamiento – Carme Ribes Moreno – Wikimedia Common

Fotografia 3: Circo Romano – Zarateman – Wikimedia Common

Fotografia 4: Catedral Tarragona – Guiring

 

 

Published in Itinerarios_tarragona
Sábado, 21 Marzo 2015 00:00

Tarraco Romana

En esta salida nos centraremos en la historia romana de Tarragona. Visitaremos aquellos lugares imprescindibles que han hecho de Tarragona una ciudad nombrada por la UNESCO como ciudad con Patrimonio de la Humanidad. En esta ruta de dos días, el primer día estará centrado en la misma ciudad. El segundo día visitaremos el legado romano más importante de las cercanías de Tarragona, por lo que necesitaremos ir en coche. Empecemos...

 

Día 1 – Dentro de la ciudad

 

Tarraco, capital de la provincia romana más grande de todo el Imperio Romano, dispuso de todas aquellas infraestructuras y órganos propios de las capitales romanas. Circo, foro, teatro, anfiteatro... El primer día podremos ver lo que se ha rescatado a día de hoy de todos estos edificios, que no es poco. Partiremos de la Plaça de la Font, como lugar de referéncia. Actualmente no dispone de nada romano relevante, al menos a simple vista. Aún así debemos saber que nos encontramos ante lo que era una parte de la impresionante arena del Circo Romano. Aún encontraremos algunos hallazgos arqueológicos escondidos en el edificio de la Caixa, ubicado en el número 45 de la misma plaza.

 

Bajaremos una calle, hasta la Rambla Nova, donde caminaremos hasta el mar. Allí ya podremos ver la espectacular vista del anfiteatro. Lo visitaremos, como no. Consideramos que, junto al Circo Romano y la Torre del Pretorio, el anfiteatro es uno de los mejores conservados y de visita obligada en este tour.

 

Una vez salimos del anfiteatro nos dirigiremos al otro enclave de referencia, el Circo Romano. Este conjunto, que combina historia romana con medieval, merece la pena que se visite con la entrada combinada de Circo Romano +Torre del Pretorio . Cuando acabemos será mediodía, así que dejemos las visitas para después de la comida. Alrededor de la Plaça del Rei podremos encontrar locales donde comer. Si queremos ver restos de lo que un día fueron las gradas, podemos dirigirnos al carrer Triquet Vell o Plaça dels Sedassos, donde se exponen públicamente restos rescatados.

 

En la misma plaza se encuentra el Museo Nacional Arqueológico, el cual es muy interesante para profundizar en la historia romana. Lo dejamos como opcional, aunque aún quedan muchas cosas por ver. Caminaremos por la tranquila calle de Santa Anna hasta desenvocar en uno de los rincones con más encanto: la Plaça del Forum. Todavía se pueden ver restos del antiguo Forum Provincial romano. Recordemos que Tarraco era la capital de la provincia romana más grande de todo el Imperio Romano.

 

Nos toca caminar un poco hasta llegar a la Plaça Pallol. Puesto que la temática de la ruta es la Tarraco romana os recomendamos que vayáis por el carrer de la Merceria hasta el carrer Major, que enlazaremos con carrer Cavallers. En el carrer Major encontraremos pequeños tesoros romanos en algunos locales comerciales, como el ubicado en el número 1, el 32, el 36 o el 44. Os retamos a descubrirlos.

 

Llegamos a la Plaça Pallol, antigua plaza de representación del Forum Provincial. Aquí encontraremos una maqueta genial que nos descubre la Tarraco del Siglo II. Podemos ver que la ciudad vivía con una orientación absoluta al mar, aunque distinta orientación a la actual. La plaça enlaza con las murallas, el llamado Paseo Arqueológico. La muralla, aunque cuente con más presencia de elementos medievales, diferencia de manera clara los tramos romanos. También podremos ver una poterna que fue una antigua y sencilla puerta romana para acceder dentro del recinto amurallado.

 

Solo nos quedará tiempo para ver el Foro Local Romano y el Teatro. Podemos bajar por la Via de l'Imperi romà y seguir en ese sentido por carrer Assalt hasta cruzar la calle Cardenal Cervantes, donde giraremos a la derecha. En seguida encontramos el Foro Local Romano . Bien conservado en algunos tramos, nos permite ver los restos del emplazamiento donde se decidía el futuro de la antigua urbe. Debemos deshacer nuestros pasos por la calle Cardenal Cervantes hasta llegar a la calle Unió o Sant Magí, donde giraremos a la derecha y veremos ya lo que resta del Teatro. Aunque podamos ver poco, todavía se distinguen las gradas. La visita dentro de la ciudad quedaría perfectamente completada con otra visita a un museo, en este caso al Museo y Necrópolis Paleocristiano y su vecino conjunto paleocristiano del Francolí. En este espacio se profundiza en la muerte vista por los habitantes de la antigua Roma. Dudamos que dé tiempo, así que lo dejamos escrito para aquellos con verdadero interés en conocer el pasado romano (o para hacerlo el día siguiente, ya que podemos aparcar el coche en el centro comercial comodamente).

Día 2 – Alrededores

 

Este día deberemos coger coche. Marcaremos una ruta circular que nos permitirá ver las cosas sin pasar dos veces por un mismo punto.

 

Lo primero que haremos es ir hacia Altafulla por la Nacional N240. Nada más entremos en esta nacional debemos saber que esto era la antigua Via Augusta, la vía de comunicación romana más importante. El trazado de la nacional, aunque se ha modificado ligeramente en algunos tramos, sigue el del camino original. Por ello encontraremos diversos elementos que se encontraban en esta vía.

 

A unos 6 kilómetros de Tarragona, a nuestra izquierda, encontraremos la Torre de los Escipiones, primera parada. Se trata de un antiguo monumento funerario del Siglo I dC. Seguiremos hasta Altafulla donde nos pararemos para ver la Villa romana dels Munts, ubicada cerca del mar. Aquí podemos empezar a hacernos una idea de la vida romana en las villas, fuera de las urbes. Estas villas eran su sistema de organización para explotar el campo, de modo que eran básicas para el sistema de producción de Roma.

 

Seguiremos por la N240 hasta que un gran arco se nos aparezca en mitad del recorrido. Rápidamente veremos que hemos llegado al Arco de Barà, a 20 kilómetros de Tarragona y cercano a Comarruga. Este arco se construyó en el año 13 a.C. en plena Vía Augusta, la cual pasaba por entre medio. De hecho, la carretera pasó en medio del arco hasta mediados del Siglo XX.

 

Este es el punto más lejano. Si es tarde podemos comer por la zona. A partir de aquí, empecemos la vuelta, pero por otro sitio: la Autopista AP7. Podemos optar por volver por la N240 hasta Torredembarra ya que si entramos a la AP7 allí nos saldrá gratis el tramo entre esta localidad y Tarragona. Pasado Altafulla encontraremos una área de servicio llamada El Mèdol. Pararemos ya que alberga otro de los puntos romanos de interés. Un pequeño camino de tierra parte unos metros hasta un lugar donde podemos aparcar y ver la cántera del Mèdol, antigua cantera romana de donde se extraían muchas de las piedras con las que se construyó Tarraco. Una gran aguja de 16 metros de altura es la parte más espectacular de la cantera.

 

Seguiremos por la Autopista hasta llegar casi a Tarragona, donde debemos estar atentos porqué justo donde antes había un antiguo peaje (se nota porqué la autopista se ensancha) veremos una área de descanso pequeña llamada Pont del Diable. Nuestra siguiente parada. Por un camino muy bien señalizado y fácil llegamos al espectacular Acueducto de les Ferreres (o llamado también Pont del Diable). Disfrutemos todo el tiempo que necesitemos, ya que es uno de los puntos más interesantes de la ruta.

 

Solo nos queda una última parada: la villa de Centcelles. En la salida 33 de la AP7 nos desviaremos para dirigirnos a Constantí, donde encontraremos otro ejemplo de Villa Romana, en este caso con construcciones del Siglo IV.

 

 

Fotografías:

 

 

 

Published in Rutas_tarragona
Sábado, 21 Marzo 2015 00:00

Tarraco, ciudad romana en un (1) día

En esta salida nos centraremos en la historia romana de Tarragona. Visitaremos aquellos lugares imprescindibles que han hecho de Tarragona una ciudad nombrada por la UNESCO como ciudad con Patrimonio de la Humanidad.

 

Tarraco, capital de la provincia romana más grande de todo el Imperio Romano, dispuso de todas aquellas infraestructuras y órganos propios de las capitales romanas. Circo, foro, teatro, anfiteatro... El primer día podremos ver lo que se ha rescatado a día de hoy de todos estos edificios, que no es poco. Partiremos de la Plaça de la Font, como lugar de referéncia. Actualmente no dispone de nada romano relevante, al menos a simple vista. Aún así debemos saber que nos encontramos ante lo que era una parte de la impresionante arena del Circo Romano. Aún encontraremos algunos hallazgos arqueológicos escondidos en el edificio de la Caixa, ubicado en el número 45 de la misma plaza.

 

Bajaremos una calle, hasta la Rambla Nova, donde caminaremos hasta el mar. Allí ya podremos ver la espectacular vista del anfiteatro. Lo visitaremos, como no. Consideramos que, junto al Circo Romano y la Torre del Pretorio, el anfiteatro es uno de los mejores conservados y de visita obligada en este tour.

 

Una vez salimos del anfiteatro nos dirigiremos al otro enclave de referencia, el Circo Romano. Este conjunto, que combina historia romana con medieval, merece la pena que se visite con la entrada combinada de Circo Romano +Torre del Pretorio . Cuando acabemos será mediodía, así que dejemos las visitas para después de la comida. Alrededor de la Plaça del Rei podremos encontrar locales donde comer. Si queremos ver restos de lo que un día fueron las gradas, podemos dirigirnos al carrer Triquet Vell o Plaça dels Sedassos, donde se exponen públicamente restos rescatados.

 

En la misma plaza se encuentra el Museo Nacional Arqueológico, el cual es muy interesante para profundizar en la historia romana. Lo dejamos como opcional, aunque aún quedan muchas cosas por ver. Caminaremos por la tranquila calle de Santa Anna hasta desenvocar en uno de los rincones con más encanto: la Plaça del Forum. Todavía se pueden ver restos del antiguo Forum Provincial romano. Recordemos que Tarraco era la capital de la provincia romana más grande de todo el Imperio Romano.

 

Nos toca caminar un poco hasta llegar a la Plaça Pallol. Puesto que la temática de la ruta es la Tarraco romana os recomendamos que vayáis por el carrer de la Merceria hasta el carrer Major, que enlazaremos con carrer Cavallers. En el carrer Major encontraremos pequeños tesoros romanos en algunos locales comerciales, como el ubicado en el número 1, el 32, el 36 o el 44. Os retamos a descubrirlos.

 

Llegamos a la Plaça Pallol, antigua plaza de representación del Forum Provincial. Aquí encontraremos una maqueta genial que nos descubre la Tarraco del Siglo II. Podemos ver que la ciudad vivía con una orientación absoluta al mar, aunque distinta orientación a la actual. La plaça enlaza con las murallas, el llamado Paseo Arqueológico. La muralla, aunque cuente con más presencia de elementos medievales, diferencia de manera clara los tramos romanos. También podremos ver una poterna que fue una antigua y sencilla puerta romana para acceder dentro del recinto amurallado.

 

Solo nos quedará tiempo para ver el Foro Local Romano y el Teatro. Podemos bajar por la Via de l'Imperi romà y seguir en ese sentido por carrer Assalt hasta cruzar la calle Cardenal Cervantes, donde giraremos a la derecha. En seguida encontramos el Foro Local Romano . Bien conservado en algunos tramos, nos permite ver los restos del emplazamiento donde se decidía el futuro de la antigua urbe. Debemos deshacer nuestros pasos por la calle Cardenal Cervantes hasta llegar a la calle Unió o Sant Magí, donde giraremos a la derecha y veremos ya lo que resta del Teatro. Aunque podamos ver poco, todavía se distinguen las gradas. La visita dentro de la ciudad quedaría perfectamente completada con otra visita a un museo, en este caso al Museo y Necrópolis Paleocristiano y su vecino conjunto paleocristiano del Francolí. En este espacio se profundiza en la muerte vista por los habitantes de la antigua Roma. Dudamos que dé tiempo, así que lo dejamos escrito para aquellos con verdadero interés en conocer el pasado romano (o para hacerlo el día siguiente, ya que podemos aparcar el coche en el centro comercial comodamente).

 

 

Fotografías:

 

Archivos relacionados:

 - Tarraco Romana: Ruta interesante Tarragona

Published in Itinerarios_tarragona
Sábado, 21 Marzo 2015 00:00

Qué ver de Barcelona en 1 día

Parece imposible visitar Barcelona en un solo día y, aunque creemos que nos quedaremos muy cortos, haremos un resumen de aquello más importante. Nos dejaremos muchos puntos importantes pero esperemos que esta visita a lo más característico sirva para volver otra vez con más tiempo, como mínimo unos 3 días.

 

Si no conocermos nada de Barcelona, una muy buena alternativa es coger uno de los buses turísticos que viajan alrededor de la ciudad. Si decidimos hacerlo por nuestra cuenta, esperemos que la siguiente que os hacemos llegar sea una buena alternativa.

 

Empezaremos temprano para poder aprovechar el día. El itinerario partirá de Plaça Catalunya sobre las 8 de la mañana. Una vez allí buscaremos Passeig de Gràcia, por donde subiremos. Poco a poco descubriremos esta vía, quizá la más famosa de Barcelona y aparador principal de la burguesía durante finales del Siglo XIX y principios del XX. Podemos admirar las casas señoriales que hay a cada lado además de muchas de las tiendas más caras de la ciudad, que a esa hora posiblemente estén cerradas ( y así lo esperamos, porqué vamos muy justos de tiempo).

 

En esta calle haremos dos paradas importantes. Una será en la llamada “Isla de la discordia”, ubicada entre el carrer Consell de Cent y carrer Aragó, a nuestra izquierda. En ella podemos contemplar diversos edificios muy trabajados en sus diseños y materiales, además de grandes ejemplos del modernismo. Se trata de la Casa Lleó i Morera, de Lluís Domenech i Montaner, la Casa Ametller, de Puig i Cadafalch, o la conocidísima Casa Batlló, de Antoni Gaudí. Recomendamos concentrarnos en esta última, una de las más conocidas. La otra parada importante es unos metros más arriba, a la altura de la calle Provença, a nuestro lado derecho. Se trata de la Pedrera (o también llamada Casa Milà), también de Antoni Gaudí, y otro de los puntos más típicos de la ciudad.

 

Finalizado el recorrido, cogeremos el metro en la misma calle Provença, parada Diagonal (línea 5), para ir directos a la Sagrada Família (con esta misma línea 5). Por ello recomendamos que, debido al corto tiempo que tenemos, nos limitemos a visitar una de las tres grandes obras de Gaudí únicamente, es decir, solo podemos visitar o la Casa Batlló o la Pedrera o la Sagrada Família. Todas estas tres atracciones abren sus puertas a las 9:00 horas. Además la visita debe ser un poco ágil si queremos conocer más sobre Barcelona.

 

Una vez llegamos a Sagrada Familia, recomendamos dar una vuelta por todos sus laterales, dada la espectacularidad del monumento. Si optamos por su visita, recomendamos comprar la entrada con antelación a través de su web para evitarnos las colas.

 

 

Hasta aquí será como máximo mediodía, podemos comer en cualquier punto de Sagrada Familia ya que en nuestro siguiente punto, el Parc Güell, no hay muchos sitios de comida.

 

Cuando finalicemos la comida, iremos por la Avinguda Gaudí hasta la calle Indústria/Lepanto, donde cogeremos el autobús 92 o bien cogeremos el metro (Línea 5 hasta Diagonal y allí línea 3 hasta Lesseps). El objetivo será llegar al Parc Güell uno de los emblemas más conocidos de Barcelona.

 

Hacemos este paso en este punto porqué el parque cierra (en invierno a las 18 horas y en verano a las 21h), mientras que el centro de Barcelona no. Si queremos conocer más sobre el centro, nos podemos saltar esta visita, aunque es uno de los puntos más conocidos.

 

Una vez lleguemos al destino, debemos buscar el Carrer Larrard y simplemente subirlo. Al final encontraremos el parque. Aquí no podemos hacer otra cosa que perdernos. Recomendamos que la visita no se alargue más de las 16 horas si queremos ver el centro.

 

Lo último será visitar la parte antigua de Barcelona haciendo un recorrido por sus Ramblas. Una vez estemos en Plaça Catalunya debemos buscar las Ramblas. Por ellas nos desplazaremos hasta el mar, para así poder hacernos una idea de la Barcelona antigua haciendo paradas en determinados puntos.

 

Pero vayamos paso a paso. Una vez empecemos el descenso pronto nos encontraremos una fuente, la Font de Canaletes, la cual es la fuente más conocida de la ciudad. Aunque sea muy simple, recomendamos visitar el espacio que en Guiring le hemos reservado para que los turistas puedan hacerse una idea de lo que ven. Si seguimos bajando por las ramblas, encontraremos las paraditas de flores o otros productos tan típicas de este enclave. Para ubicarnos, a nuestra izquierda nos quedará el Barrio Gótico (la parte más antigua y muy interesante para perderse) y a nuestra derecha el barrio del Raval (también interesante pero no tenemos tiempo).

 

Pararemos en el mercado de la Boquería, que nos queda a nuestra izquierda una vez pasemos el Carrer del Carme (lo veremos fácilmente). Podemos internarnos en sus paradas y adquirir uno de sus zumos naturales o otros productos para hacer un tentempié que, aunque sea más caro de lo habitual, seguramente es de buena calidad. Cuando nos cansemos (tenemos que ir rápido), volvemos a las Ramblas y seguimos bajando. Pasaremos por encima (literalmente hablando) del mosaico de Miró. Pasado el Carrer de Sant Pau, encontraremos a nuestra izquierda el Liceu, un edificio modernista destacado, mientras que justo a su altura encontraremos también la Plaça Reial. Recomendamos hacer una pequeña pausa para verla y volver después de nuevo a las Ramblas. Seguiremos el itinerario hasta el final de las Ramblas, encontrando el monumento de Colón. Posiblemente ya estará cerrado, pero por el poco tiempo que tenemos no merece la pena entrar.

 

Seguramente en este punto muchos ya estarán deseando descansar, de modo que por nuestra parte ya nos damos por satisfechos si se ha llegado a tiempo para ver todos estos puntos típicos. No habremos visitado otros lugares típicos (como el Arco del Triunfo o el Poble Espanyol), pero si los más característicos. Si aún nos sentimos con ganas de visitar o con tiempo, os recomendamos perderos por el Barri Gòtic y el Barri del Born, ya que en ellos encontraremos rincones espectaculares como la Catedral o la Basílica de Santa Maria del Mar. También podemos relajarnos en algún bar y dejar descansar los pies. Pero si escogemos un bar de la Rambla os recomendamos ver primero sus precios.

 

 

Para los desplazamientos os recomendamos coger la T-Dia de transporte o cualquier T-10 de transporte, dependiendo de los trayectos que hagamos y las personas que seamos.

 

Fotografías:

 

Published in Itinerarios Barcelona
Sábado, 21 Marzo 2015 00:00

Qué ver de Barcelona en 2 días

Este itinerario está pensado para todos aquellos que vengan un fin de semana, por ejemplo. Nosotros hemos valorado que se dispone de ambos días íntegramente, por lo que si alguien no dispone de estos dos días le recomendamos cortar el recorrido o no acceder a los lugares de visita para poder verlo todo. También se ha planteado la ruta para que, si se hace un fin de semana, lo que se visite no esté cerrado, por lo que no recomendamos cambiar lo que sería el día 1 (sábado), de lo del día 2 (domingo). Si no es fin de semana y no es lunes (recordamos que muchos museos están cerrados), no importa el orden en que lo hagamos.

 

DÍA 1

 

Iniciaremos temprana nuestra ruta, sobre las 8'30. Partimos de Plaça Catalunya subiendo por Passeig de Gràcia, donde podemos contemplar la calle más famosa de la ciudad así como el escaparate de la burguesía en el siglo XIX y principios del XX. En esta calle podemos ver gran lujo de detalles, con edificios que destilan clase además de historia. Aquí encontraremos las tiendas más caras de la ciudad.

 

En esta calle haremos dos paradas importantes. Una será en la llamada “Isla de la discordia”, ubicada entre el carrer Consell de Cent y carrer Aragó, a nuestra izquierda. En ella podemos contemplar diversos edificios muy trabajados en sus diseños y materiales, además de grandes ejemplos del modernismo. Se trata de la Casa Lleó i Morera , de Lluís Domenech i Montaner, la Casa Ametller, de Puig i Cadafalch, o la conocidísima Casa Batlló, de Antoni Gaudí. Recomendamos concentrarnos en esta última, una de las más conocidas. La otra parada importante es unos metros más arriba, a la altura de la calle Provença, a nuestro lado derecho. Se trata de la Pedrera (o también llamada Casa Milà), también de Antoni Gaudí, y otro de los puntos más típicos de la ciudad.

Podemos visitar cualquiera de estas casas, aunque desde Guiring recomendamos que se visite sobretodo la Casa Batlló o la Pedrera. Si no vamos muy holgados de tiempo o dinero (las entradas son caras), podemos escoger entre una de estas dos simplemente ya que, aunque no tienen nada que ver una con otra, si no queremos profundizar más con una sola visita basta.

 

Cuando finalizemos estas visitas bajaremos otra vez a Plaça Catalunya, bien sea por el mismo Passeig de Gràcia o por la calle paral·lela, Rambla Catalunya, también muy agradable de transitar. Con esta pincelada de la Eixample (la Barcelona del Siglo XIX-XX) damos por cerrada la visita al barrio, ahora bajamos a la Barcelona medieval. Podemos comer en este camino o en cualquier local del Barrio Gótico, que es donde nos dirigimos.

 

Ahora visitaremos la parte antigua de Barcelona haciendo un recorrido por sus Ramblas. Una vez estemos en Plaça Catalunya debemos buscar las Ramblas. Por ellas nos desplazaremos hasta el mar, para así poder hacernos una idea de la Barcelona antigua haciendo paradas en determinados puntos.

 

Pero vayamos paso a paso. Una vez empecemos el descenso pronto nos encontraremos una fuente, la Font de Canaletes, la cual es la fuente más conocida de la ciudad. Aunque sea muy simple, recomendamos visitar el espacio que en Guiring le hemos reservado para que los turistas puedan hacerse una idea de lo que ven. Si seguimos bajando por las ramblas, encontraremos las paraditas de flores o otros productos tan típicas de este enclave. Para ubicarnos, a nuestra izquierda nos quedará el Barrio Gótico (la parte más antigua y muy interesante para perderse) y a nuestra derecha el barrio del Raval (también interesante pero no tenemos tiempo).

 

Pararemos en el mercado de la Boquería, que nos queda a nuestra izquierda una vez pasemos el Carrer del Carme (lo veremos fácilmente). Podemos internarnos en sus paradas y adquirir uno de sus zumos naturales o otros productos para hacer un tentempié que, aunque sea más caro de lo habitual, seguramente es de buena calidad. También es un muy buen lugar donde comer, sobretodo en sus paradas-restaurantes, con sus sabrosas tapas. Cuando nos cansemos (tenemos que ir rápido), volvemos a las Ramblas y seguimos bajando. Pasaremos por encima (literalmente hablando) del mosaico de Miró. Pasado el Carrer de Sant Pau, encontraremos a nuestra izquierda el Liceu, un edificio modernista destacado, mientras que justo a su altura encontraremos también la Plaça Reial. Recomendamos hacer una pequeña pausa para verla y volver después de nuevo a las Ramblas. Seguiremos el itinerario hasta el final de las Ramblas, encontrando el monumento de Colón. Si lo queremos, podemos entrar, pero puede que vayamos un poco justos de tiempo. Debería no ser más tarde de las 17'30horas.

 

El siguiente paso es cruzar el puente del Port Vell. Para llegar a él simplemente debemos bajar un poco más al mar, ya que el puente se concibió como una prolongación de las ramblas al mar. Aquí disfrutaremos de la relación de Barcelona con el mar. Aunque durante muchos años la ciudad vivió de espaldas al mar, este fue el motivo de su fundación por parte de los romanos, dado que era un puerto natural. Las vistas del puerto desde el puente giratorio (si, aunque parece fijo, se puede abrir para dar salida a los barcos más altos) son magnificas. Llegaremos al centro comercial, pero desde Guiring consideramos que, por solo dos días, es mejor centrarse en la ciudad.

 

Si pasamos por en medio del centro, pronto nos encontraremos ante una zona ajardinada. Simplemente debemos cruzarla. A nuestra derecha se encuentra el Aquarium, el acuario más grande de Europa. Si queremos verlo todo, no es conveniente entrar, pero eso no quita que es una agradable atracción. También podremos ver un pequeño submarino de madera, el Ictíneo II de Narcís Monturiol, réplica del original.

 

Volvemos a tierra. Justo allí podemos ver el Palacio del Mar, una antiguo almacén marítimo que hoy alberga el Museu d'Història de Catalunya. Estamos en las mismas, es un museo muy interesante, pero hay poco tiempo. Mejor subimos por el Barri Gòtic. Es el momento de conocer bien este barrio, el más antiguo de Barcelona. Llegaremos hasta Plaça Sant Jaume. ¿Como? De la mejor manera que podemos hacerlo aquí, perdiéndonos a nuestro aire. Nosotros os dejamos una alternativa bonita en el mapa interactivo, pero no tenéis porqué seguirla.

 

Aquí nos encontramos en el centro administrativo de la ciudad. A un lado tenemos el Ayuntamiento y al otro la Generalitat de Catalunya. Para saber cual es cual un truco es mirar que tipo de policía lo custodia, ya que el Ayuntamiento está custodiado por Guàrdia Urbana, mientras que la Generalitat lo está por los Mossos d'Esquadra. Giraremos por Carrer Llibreteria, hasta Carrer del Veguer, donde entraremos en la Plaça del Rei, una de las más bonitas de Barcelona.

 

Seguiremos hasta la Catedral. Podemos ir callejeando o volver sobre nuestros pasos hasta la Plaça Sant Jaume y coger el Carrer del Bisbe, el cual nos lleva directos. Una vez nos cansemos de mirar el templo, podemos callejear para seguir viendo el barrio o ya finalizar. Una calle típica para pasear y ver las principales tiendas es Portal de l'Àngel.

 

DÍA 2

 

Empezamos el día visitando el Parc Güell. El parque abre a las 08:30, recomendamos ir temprano. Seguiremos nuestro camino hasta otro de los principales puntos turísticos, la Sagrada Familia. Podemos coger el metro o la línea de bus 92 que nos deja muy cerca.

 

Recomendamos que ambas visitas finalicen sobre la hora de comer para ir en el tiempo adecuado.

Lo siguiente que haremos será llegar a Arc de Triomf, donde podemos admirar el arco que simula el arco romano. Bajaremos por la avenida que este preside hasta el Parc de la Ciutadella. Se trata del parque más conocido de Barcelona y, si es domingo, uno de los puntos que más actividad tiene. Aquí podemos relajarnos. Una vez lo deseemos, saldremos por la otra puerta, la que da acceso al Passeig Picasso. Toca internarnos en el Barrio del Born. Pasaremos al lado del mercat del Born, un interesante museo (El Born Centre Cultural). A través del Passeig del Born llegaremos a la Basílica de Santa María del Mar, una de las dos principales iglesias. Podemos perdernos por la zona, aunque quedará un último punto que visitar, el Palau de la Música. Podemos ir directamente por Via Laietana o bien callejear.


Si queremos ver más, estaremos al lado del Barri Gòtic, l'Eixample o el Born, así que si vamos bien de tiempo podemos repetir algún lugar que nos gustó.

MAPA 

 

Fotografías:

 

Published in Itinerarios Barcelona
Sábado, 21 Marzo 2015 00:00

Qué ver de Barcelona en 3 días

En este caso, nos limitaremos a añadir un día más a la ruta de Barcelona en 2 días, ya que visitaremos otra parte de la ciudad que en esa ruta no daba tiempo. El mejor orden para hacerlo es el que indicamos, pero se puede modificar según el gusto de cada uno.

 

Visitar Barcelona en 3 días, aunque es algo justo, creemos que empieza a ser un plazo razonable para empezar a entender como es la ciudad y ver como mínimo aquellas partes más importantes. Por ello creemos que es una buena elección de tiempo de estancia.

 

Como resumen rápido, tenemos la ruta de dos días en la que se ha visto lo siguiente:

 

 

Así pues empezamos con el tercer día.

 

Día 3

 

Este día veremos aquellas partes importantes que no ha dado tiempo en los otros dos días aunque sean visitas básicas para entender bien la ciudad. En este caso visitaremos seguro la montaña de Montjuïc y, dependiendo de la época del año en que hagamos la visita, podemos optar por visitar la Barcelona marítima o escoger el barrio de Gràcia.

 

Este día lo tomaremos más de relax que los otros dos. Podéis disfrutar de los parques que cruzaréis, visitar alguno de los museos que se citan o simplemente disfrutar de la ruta con tranquilidad. Digamos que la mañana la destinaremos a Montjuïc y la tarde a alguna de las dos visitas.

 

Vayamos a trozos. Nos levantaremos temprano, una vez más, para iniciar la ruta sobre las 08:30 horas desde Plaça Espanya. Una vez allí podemos ver esta bonita plaza de la ciudad. Para tener una mejor vista del conjunto podemos subir a la azotea del Centro Comercial Les Arenes, la antigua plaza de toros, que además es una bella obra arquitectónica que mezcla lo antiguo con lo moderno. Os recordamos que no hace falta pagar el Euro que piden para subir con el ascensor panorámico sino que podéis ir gratis por dentro.

 

Subiremos a la montaña de Montjuic opr Avinguda Francesc Ferrer i Guàrdia hasta el Poble Espanyol. Nosotros recomendamos subir a pie para gozar de las vistas del Museu Nacional D'Art de Catalunya, encima de la montaña, y de la antigua Casa Ramona, hoy museo Caixaforum. La entrada al Poble Espanyol es recomendable para todos aquellos que quieran estar en una “pequeña Espanya”, al menos nosotros la recomendamos. Sus puertas abren a las 09:00 horas. Si la visita se alarga, recomendamos comer aquí o comprar algo de comida, porqué más arriba no hay muchos locales. Ya avisamos que los locales pueden ser un poco “guiris”.

 

Seguiremos la visita por la montaña de Montjuïc. Para los que les interese, en medio del camino nos encontraremos con el Estadi Olímpic Lluís Companys, el Pavelló Sant Jordi y la torre de telecomunicaciones Torre de Montjuic. Podemos parar e incluso visitarlo, pero si vamos a lo esencial, recomendamos seguir hasta nuestro objetivo final, el castillo de Montjuic. Aquí recomendamos entrar pero si no queremos también podemos rodearlo o disfrutar de las vistas del puerto.

 

Nuestra visita a Montjuic finaliza aquí. Llega el momento de decidir. Si es verano os recomendamos ir a ver la parte marítima, mientras que en invierno la elección está más igualada.

 

Visita a la parte marítima

 

Cogeremos el bus que nos baja a Plaça Espanya (150) y allí el metro para dirigirnos a la parada de metro Urquinaona (línea 1) y cambiar a línea 4 hasta Ciutadella Vila Olímpica. Una vez allí, nos guiaremos hasta el mar para empezar un agradable camino por el Passeig Marítim de la Barceloneta. Podemos ir a izquierda o derecha, como deseemos. Nosotros os proponemos hacia la derecha mirando el mar. Aquí veremos la Platja de la Barceloneta a un lado y el barrio de la Barceloneta, al otro. Si es verano os recomendamos destinar la tarde al relax, la playa, los chiringuitos o internarnos simplemente en el barrio y descubrir uno de los muchos locales donde podemos comer.

 

Visitar Gràcia

 

Este otro barrio nos ofrece una imagen distinta a la típica Barcelona. Puede que sea un barrio más frecuentado por nativos que por turistas, dando una imagen más auténtica.

 

Bajaremos hasta Plaça Espanya con el autobús 150 y cogeremos el metro hasta llegar a Fontana (línea 3). Una vez allí os recomendamos girar a vuestra derecha, mirando al mar, donde podeis descubrir zonas de tiendas artesanas, bares agradables, plazas y calles estrechas con un encanto especial. En este barrio encontraréis algunas plazas bonitas como la Plaça de la Vila de Gràcia, la Plaça del Diamant o la Plaça de la Virreina. También hay calles muy bonitas como el carrer Verdi o el carrer d'Astúries, o casas destacadas como la Casa Vicens, de Gaudí, o la Casa Fuster.

 

Aquí la mejor recomendación que os podemos dar es la de callejear y empaparse de lo que vemos alrededor. Por supuesto también encontraremos locales muy recomendados donde cenar.

MAPA DE LA RUTA - link mapa

 

Fotagrafías:

Fotografía portada: Barceloneta – Kippelboy – Wikimedia Common

Fotografía 1: Montjuic Av. Maria Cristina – Wjh31 - Wikimedia Common

Fotografía 2 : Gràcia - Alain Rouiller - Wikimedia Common

 

 

Published in Itinerarios Barcelona

Si disponemos de un día suelto y ningún medio de transporte, esta ruta es la más indicada. Con solo una línea de tren podremos admirar una de las obras modernistas (y en concreto, de Gaudí) además de una de las bellezas naturales más singulares de Barcelona. Se trata de la Colònia Güell y de Montserrat, dos de los sitios más visitados de los alrededores de la ciudad.

 

Visitaremos primero Montserrat. Cada una de las visitas puede durar lo que el usuario necesite, no marcaremos tiempos. Sin embargo, para ir sobrados de tiempo, la Colonia no debería visitarse más tarde de las 15h, si es que queremos contactar con el centro de información turístico y, sobretodo, si es invierno (todo cierra más pronto).

La ruta empezará en Plaça Espanya, donde cogeremos la línea R5 de Ferrocarrils de la Generalitat que nos llevará directos a Aeri de Montserrat o Monistrol de Montserrat. No marcamos hora, pero para empezar estaría bien que fuera sobre las 8-8'30 h. La estación de destino también depende de nuestra elección. La primera opción hará que lleguemos con un telecabina mientras que en la segunda llegaremos con un tren tipo cremallera. En Plaça Espanya podemos comprar una entrada combinada que aglutina el tren y el cremallera. Para los indecisos, el cremallera es una opción un poco más barata (unos 2-3 Euros por persona).

 

Una vez llegamos a Montserrat podemos visitar el monasterio, el museo o bien optar por una excursión por las cumbres de estas singulares montañas. También podemos optar por subir con el funicular hasta las partes altas sin cansarnos. Si optamos por esta opción, antes de comprar los billetes del cremallera es mejor informarnos ya que hay descuentos (son la misma empresa). El aéreo va totalmente por separado en esto.

 

Cuando nos cansemos, deberemos volver a la estación de Ferrocarriles, donde cogeremos el mismo tren de vuelta. Nuestra estación de destino será Colònia Güell. Sin embargo, la línea R5 no tiene parada en esta estación por lo que debemos apearnos en la parada Can Ros o Sant Vicenç dels Horts y coger cualquiera de las líneas S33, S4 y S8.

 

 

Cuando lleguemos a la Colonia, debemos salir de la estación y buscar la calle que parte de la antigua nave industrial de ladrillo, la cual era la antigua fábrica textil. Si nos internamos unos 300 metros pronto nos encontraremos en medio de la Colonia Güell, donde podremos ver la Cripta de Gaudí o otros edificios singulares. Recordamos que el centro de información, en invierno, cierra alrededor de las 17h de la tarde, aunque si llegamos tarde siempre podemos visitar la Colonia a nuestro aire.

 

Con esta visita finaliza la ruta. Para volver podemos coger cualquier tren de la Vía 1, ya que todos paran en Plaça Espanya, nuestro lugar de partida.

 

MAPA – link

 

 

Fotografía:

 

Published in Rutas Barcelona

En esta ruta por alrededores nos centraremos en la visita a tres de los lugares más típicos de los alrededores de Barcelona, focalizando sus orígenes modernistas por encima de todo. Se trata de la Colònia Güell, la población costera de Sitges y de Sant Sadurní d'Anoia, la población más famosa en producción de cava. Para trasladarnos será necesario disponer de algún medio de transporte privado. En caso contrario siempre podemos optar por la visita a cada uno de estos pueblos de manera individual, ya que la conexión entre ambos pueblos no es la mejor.

Lo primero que haremos será visitar la Colònia Güell. Si queremos hacerlo todo debemos ir temprano. Deberíamos llegar a este espacio sobre las 09:00 horas como muy tarde. Para hacerlo, lo mejor es coger la A-2 hasta la salida 8, donde volveremos un poco atrás por la carretera BV-2006. Allí encontraremos sitio para aparcar fácilmente y dejarnos guiar por las señales del recinto o las que facilitamos aquí en Guiring. En este espacio veremos diversas casas modernistas pero sobretodo veremos la más famosa, la Cripta Güell, de Antoni Gaudí.

 

Acto seguido, partiremos hasta Sant Sadurní ya que si deseamos visitar una cava es mejor verla por la mañana. Cogeremos la misma A2, dirección Tarragona-Lleida, que más tarde se transforma en AP-7 (la indicación más fácil es quedarnos siempre que se bifurque la autopista en los carriles de la izquierda). Una vez lleguemos al sitio podemos optar para visitar la localidad, con diversos edificios modernistas, o centrarnos en la típica visita a las Cavas Freixenet o las Cavas Codorniu. Ambas cavas, aunque la de Codorniu en especial, se encuentran ubicadas en edificios que son una muestra de ese modernismo que impregnó Catalunya durante finales del siglo XIX y principios del XX.

 

Cuando finalicemos, buscaremos la carretera C-15 para ir directamente hacia Sitges. Una vez allí podemos aparcar en las zonas indicadas para ello, aunque la mayoría sea zona azul de pago. Si es verano, recomendamos aprovechar la hermosa playa de Sitges para pegarse un baño. Sino siempre podemos aprovechar el ambiente que hay en Sitges, sus paseos, sus tiendas y restaurantes. También encontraremos diversos edificios modernistas de gran atractivo así como su iglesia principal, al lado del mar.

 

Cuando queramos volver a Barcelona, lo más rápido será coger la Autopista C-32. El peaje es caro pero evitamos las acusadas curvas de Garraf. Para aquellos a los que les gusta conducir recomendamos no evitarlas, ya que las vistas del Mediterráneo son magnificas. Además, en medio del camino nos encontraremos con otro edificio de Gaudí, visible fácilmente desde la carretera. Se trata de las Bodegas Güell, la cual es la mejor carta para poner fin a esta ruta del modernismo.

 

MAPA (link)

 

Fotografías:

 

Published in Rutas Barcelona
Martes, 10 Marzo 2015 00:00

Apertura de espacio Tarragona

Siguiendo con el objetivo de conquistar el máximo de territorio posible (sin que suponga profundizar menos) Guiring hoy abre un nuevo espacio. Se trata de Tarragona, esta provincia colindante con Barcelona que tantos secretos nos va a ofrecer. 

Con una gran historia a sus espaldas, esta provincia nos permite analizar la historia de cada etapa. Desde su esplendor romano (fue la provincia más grande del Imperio Romano), pasando por sus primeros pasos en la Edad Media como campo de batalla entre tropas musulmanas y cristianas, siguiendo con su desarrollo en época moderna gracias al vino y finalizando su historia con su etapa modernista (cuna de Gaudí), esta provincia tiene mucho que enseñarnos.

En este nuevo espacio encontraremos las grandes atracciones típicas, como Port Aventura, eje del ocio, pero también descubriremos aquellos rincones secretos, como la ermita de Sant Gregori, en Falset, la cual está escondida entre un barranco, o el templo de Montserrat, de Montferri, que a muchos les parecera una miniatura de la Sagrada Familia. También descubriremos parajes naturales como la Punta de la Banya, en el Delta del Ebro, con un mar a cada lado, o los agradables baños naturales de la Fontcalda

Sin duda, Tarragona es un espacio que debemos visitar y descubrir a fondo, pues conforme nosotros lo hemos ido descubriendo nos ha parecido cada vez más sorprendente. Desde Guiring seguiremos trabajando para que podáis descubrir todo vuestro entorno, haciendo la vida más fácil a aquellos que no se conforman con ver lo típico. Por otro lado, os recordamos que esta web es colaborativa, así que no dudéis a aportar vuestros rincones o a crear un espacio entero, si así lo queréis.

Published in Guiring