Spanish Chinese (Traditional) English French German Italian Japanese Portuguese Russian
Miércoles, 13 Mayo 2015 00:00

Qué ver de Girona en un (1) día

Written by 
Rate this item
(1 Vote)

Al ser de pequeñas dimensiones, si disponemos de todo el día, podremos ver gran parte de esta encantadora ciudad sin problemas. Es más, incluso podemos distraernos entrando en uno o dos museos sino somos de aquellos que se estudian cada detalle como si entrase a examen.

 

Saldremos de la Plaça Sant Feliu, cerca de la cual podemos dejar el coche. Allí observaremos el conocido león al que podemos besar si queremos volver, aunque siendo nuestra primera parada quizá es mejor darnos una vuelta para valorarlo. Ante nosotros se alzará la espectacular Iglesia de Sant Feliu, en lo alto de las escaleras. Antes de adentrarnos hacia el centro, cogeremos el carrer de la Barca a nuestra izquierda (mirando la iglesia) y caminaremos por él hasta el carrer Galligants, el cual no dejaremos hasta llegar a nuestro objetivo: el monasterio de Sant Pere de Galligants. Además de la belleza del monasterio podemos ver las calles colindantes, las cuales nos recuerdan su pasado medieval. La pequeña iglesia de Sant Nicolau, que igual que el monasterio, hoy ya no cumplen su función sagrada y son el Museo de Arqueología.

Ahora sí. Deshacemos lo andado por carrer Galligants hasta encontrar la Pujada del Rei Martí. Esta calle, con una gran arcada, ya forma en si una atracción, sobretodo cuando llegamos a la gran escalinata sobre la que se alza la Catedral de Girona. Antes de llegar a la escalinata, a mano izquierda parte el Carrer Ferrán el Catòlic, donde encontraremos otra parada necesaria: los baños árabes. Recomendamos visitarlos y, después ya si, llegar a la Catedral de Girona .

 

Una vez ya hemos visto la Catedral, recomendamos bajar las escaleras y coger el Carrer de la Força a mano izquierda, para dar una vuelta en forma de circuito. Por esta calle andaremos hasta la Pujada de Sant Domènec, dejando el Museo de Historia de la Ciudad y el Museo de Historia de los Judíos a cada lado (si nos apetece y vamos bien de tiempo, podemos entrar en ellos sin problemas). Subiremos por la Pujada de Sant Domenech donde podremos ver el Palacio Agullana y la Iglesia de Sant Martí Sacosta, en uno de los lugares más fotografiados de la ciudad. Por esta misma calle llegaremos finalmente al Convento de Sant Domènec, también muy importante.

El hambre seguramente ya apreta, por lo que es mejor buscar un local donde comer. Recomendamos los de carrer de les Ballesteries o los de la Plaça de la Independència, donde encontraremos muchos y para todos los bolsillos. Simplemente debemos bajar hasta el río. Si elegimos la Plaça, cruzaremos por el Pont de les PeixateriesVelles y rápidamente nos encontraremos con esta hermosa plaza. Cruzando el puente podremos ver la hermosa fachada fluvial de Girona.

 

Una vez hemos acabado, podemos volver a cruzar el puente, girar a nuestra derecha y llegaremos a la Rambla de la Llibertat, un hermoso paseo por donde caminar y también tomar algún helado mientras paseamos entre tiendas. Recomendamos seguir recto hasta pasar la Plaça de Catalunya donde pronto a nuestra izquierda veremos las murallas. Esta será nuestra última visita obligada. Debemos ascender por ella y pasearnos por lo alto de la muralla hasta, como mínimo, llegar a los jardines de Alemanys, donde veremos la Torre Gironella. Si bajamos por Carrer d'en Pere de Rocabertí llegaremos a la Plaça dels Lledoners, donde a un lado podemos ver el Palacio del Obispo, hoy día convertido en Museo de Arte de Girona.

 

Si sobra tiempo, recomendamos callejear por el call judío o perdernos por las calles comerciales de Carrer Calderers, Carrer de les Ballesteries o la Rambla de la Llibertat, todas ellas cercanas al río Onyar.

 

Fotografías:

 

 

Read 481 times
Login to post comments